Archivo de la etiqueta: Paz

El Salvador, el Cristo, el Señor.

Lucas 2,1-14.

Ciclo A, Natividad del Señor – Navidad

Cualquier peregrino que va hoy a Belén, puede constatar que un acceso de apenas 1,30 metros de altura lleva al lugar donde según la tradición nació Jesús. Y muchos sienten que este portoncito de tan pequeña dimensión contradice a la importancia del lugar donde nació el Salvador del mundo. Sigue leyendo

Jesús de Nazaret: «He venido a traer la división.» (!!!)

Lucas 12,49-53.

Ciclo C, Domingo 20º durante el año

Al nacer Jesús, ¿los ángeles no anunciaron “la paz a los hombres” Lc.2,14.? ¿No es Jesús el “príncipe de la paz”, Is.9,5. anunciado por los profetas? ¿No ha predicado él mismo que son felices y serán llamados hijos de Dios aquellos que “trabajan por la paz” Mt.5,9.? ¿No envió a sus discípulos con el mandato de decir al entrar en una casa: “¡Que descienda la paz sobre esta casa!” Lc.10,5.? ¿Y al despedirse de sus discípulos no prometió: “Les dejo la paz, les doy mi paz” Jn.14,27.? Sin embargo, hoy leemos que Jesús ha dicho que están equivocados aquellos que piensan que Él vino a traer la paz. Dice que ha venido a traer la división! Sigue leyendo

Ovejas en medio de lobos…

Lucas 10,1-9.

Ciclo C, Domingo 14º durante el año

San Lucas, después de hablar de la misión de los Doce, relata que el Señor envió además otros discípulos. Los doce apóstoles representan a los pastores de la Iglesia. Los “otros discípulos” representan, diríamos hoy, a los cristianos laicos. Sigue leyendo

¡No se inquieten, ni teman!

Juan 14,23-29.

Ciclo C, Domingo 6º de Pascua

Durante la Revolución francesa fueron condenadas a la muerte 16 carmelitas, por fanatismo como rezó la sentencia. “¿Qué es eso: fanatismo?”, preguntó al juez una de las religiosas sencillas. “Es la maldita adhesión de ustedes a la religión!”. “¡Qué lindo, morir para Jesús!”, dijo la hermana. Todas tuvieron que subir a la carreta y fueron llevadas al lugar de la ejecución. Sigue leyendo

El Salvador montado sobre un burrito…

Lucas 19,28-40.

Ciclo C, Domingo de Ramos

Imaginémonos que llega de visita el presidente de una nación extranjera. Se le hace una solemne ceremonia de recepción, con banda de música, banderas, tropas de honor y alfombras rojas. Después el presidente visitante, entre los aplausos de mucha gente, sube a una bicicleta para trasladarse al palacio de gobierno, en medio de una escolta de motos policiales de máxima cilindrada y gran cantidad de coches lujosos. Sigue leyendo