Archivo de la etiqueta: Adviento

Lo que José debía hacer…

Mateo 1,18-24.

Ciclo A, Domingo 4º de Adviento

El primer Adviento, la llegada del Salvador, significó para José un montón de dudas y sobresaltos. Dios le exigió mucho. Y él le respondió a Dios enteramente. Sigue leyendo

Yo soy más grande que Juan el Bautista!!!

Mateo 11,2-11.

Ciclo A, Domingo 3º de Adviento

Un reportero relató el siguiente hecho ocurrido en Kabul, la capital de Afganistán:

“Yo observaba como un chico, de unos once años, caminaba apuradamente en dirección hacia la plaza central, descalzo, a pesar de la nieve y el frío. De sus hombros colgaba un cajón de madera rústico, lleno de cigarrillos importados. El chico habrá tenido la esperanza de ganar todavía algunos centavos antes de terminar el día. De repente un camión militar paró a su lado. Sigue leyendo

Un camino para atravesar el desierto postmoderno…

Mateo 3,1-12.

Ciclo A, Domingo 2º de Adviento

Juan el Bautista fue un personaje muy importante. Era el guía de un gran movimiento popular. Sigue leyendo

Todos vivían una “vida normal”…

Mateo 24,37-44.

Ciclo A, Domingo 1º de Adviento

Este domingo comenzamos un nuevo año litúrgico. El Concilio Vaticano Segundo había pedido que “la mesa de la Palabra de Dios sea preparada más ricamente para los fieles”. A fin de que “se abran con más amplitud los tesoros de la Biblia”, el Papa Pablo VI instauró en el año 1969 el Ciclo de tres años para la lectura bíblica dominical. Sigue leyendo

El fin del mundo me llena de ánimo.

Lucas 21, 25-28.

Ciclo C, Domingo 1º de Adviento

La sola mención del “fin del mundo” produce malestar en muchas personas.  Tienen miedo a una guerra atómica, o que el agujero de ozono haga que no se pueda vivir más sobre la tierra. También se debe a que muchos han hablado o han escrito sobre este tema tan delicado aportando confusión en vez de clarificación. A veces han sido algunas sectas que viven constantemente alarmadas con una enfermiza expectativa. Dan fechas precisas del fin del mundo, que nunca se cumplen, y siempre se aplazan para más tarde. Otras veces son las obras de ciencia-ficción. Ellas nos hablan de invasiones de seres extraterrestres o de guerras en el universo. En todo eso no queda lugar para la esperanza ni para el Reino de Dios.

Sin embargo, Jesús nos invita a levantar la cabeza y tener ánimo. Sigue leyendo