“Éste es… el Elegido, escúchenlo.”

Lucas 9, 28b-36.

Ciclo C, Domingo 2º de Cuaresma

El Evangelio del 2º Domingo de Cuaresma está en estrecha relación con el del primero. Es como la otra cara de la misma moneda. Hace una semana hemos contemplado la condición humana de Jesús: él está sometido a las tentaciones como cualquiera de nosotros. Hoy lo contemplamos en su condición divina, transfigurado, glorioso, Hijo amado de Dios. La Iglesia nos invita a contemplar a Jesús como verdadero hombre y verdadero Dios.

Es frecuente en el Evangelio de San Lucas que Jesús se retira para orar. La montaña es el lugar de estar cerca de su Padre, el lugar del encuentro con Dios y de la revelación. Jesús va acompañado por los mismos que lo acompañarán en la última noche, durante la angustiosa oración en el Monte de los Olivos.

Las escenas son muy parecidas: las dos ocurren en un cerro; están las mismas personas; Jesús está en oración, y los discípulos están llenos de sueño. Lo que cambia totalmente es la imagen de Jesús. Mientras en la escena del Monte de los Olivos es dolorosa, en ésta lleva los rasgos de la gloria. La luminosidad del rostro, como el color blanco y el resplandor de su ropa indican la presencia y la gloria de Dios.

La escena de la Transfiguración de Jesús, ¿qué tiene en común, y qué la distingue de la angustiosa oración de Jesús en el Monte de los Olivos?

Junto al Señor están dos personajes del Antiguo Testamento: Moisés y Elías. El primero representa la Ley. Elías como uno de los primeros y principales profetas representa a los Profetas, y al mismo tiempo es a quien se esperaba como precursor del Mesías.

San Lucas añade que ellos también están gloriosos, y que conversan con Jesús sobre la partida del Señor que se debe cumplir en Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas (ver Lc.13,33s). Para decir “partida”, el autor del Evangelio usa la palabra griega “éxodo”, que es también el acontecimiento central y el nombre de un libro del Antiguo Testamento. Los profetas de la Antigua Alianza hablan con Jesús acerca de la Pascua del Señor, el verdadero y definitivo éxodo y el cumplimiento de la salida del Pueblo de Dios de la esclavitud.

Estos dos personajes del Antiguo Testamento después se van apartando de Jesús. Pero Pedro parece estar muy bien con ellos y los quiere retener. Sugiere a Jesús que se hagan tres carpas, como para que puedan estar cómodos tanto el Señor como los dos representantes del Antiguo Testamento. San Lucas anota que Pedro habla sin saber lo que dice. Así nos hace ver claramente que la Ley y los Profetas han pasado. Sus representantes tienen que retirarse para que quede solamente Jesús. Ahora hay que escuchar únicamente a Jesús!

¿Qué representan Moisés y Elías?

¿De qué “partida” están conversando?

¿Por qué Jesús queda al final solo?

La nube, muchas veces en la Biblia, es el signo visible de la presencia de Dios. Una nube indica, por un lado, la presencia de algo, que allí hay agua; por otro lado, esconde lo que hay detrás o dentro de ella. Así la nube simboliza a Dios, que por un lado revela su amor, y por el otro es insondable.

También Moisés, cuando subió al monte Sinaí, se encontró con la nube, dentro de la que debió ingresar para encontrarse con Dios. La aparición de la nube llena a todos de temor, como sucede siempre en la Biblia cuando Dios se manifiesta a los hombres.

¿Por qué la nube sirve de símbolo para la presencia de Dios?

La voz que sale de la nube es indudablemente la de Dios Padre presentando a su Hijo, el Elegido. Dos expresiones que muestran que Jesús supera infinitamente al Mesías así como era comprendido por los judíos piadosos de entonces. Dios Padre nos dice también a nosotros: “Escúchenlo a Jesús, y solamente a El! Síganlo. Hagan de su camino el camino de ustedes!”.

¿Quién es Jesús?

Cada uno de nosotros está llamado a transfigurarse a imagen de Jesús Glorioso. Ello será posible sólo por la oración hecha sobre la montaña, en la soledad, en lo hondo del corazón. Para ello nada mejor que orar con el libro de la Santa Escritura, y, en primerísimo lugar, con los Santos Evangelios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s