Solidario.

Lucas 3, 15.16.21.22.

Ciclo C, El Bautismo del Señor

En cuatro celebraciones seguidas meditamos el mismo misterio de la manifestación de la Salvación de Dios en Jesús, cada vez desde otra perspectiva. Lo hemos hecho en Navidad y en la fiesta de la Epifanía del Señor, llamada popularmente la fiesta de los Reyes Magos. La palabra griega “Epifanía” significa en castellano justamente: “Manifestación”. Lo hacemos hoy: el Bautismo del Señor es de nuevo una manifestación de la Salvación de Dios en Jesús. Y trataremos comprender el mismo misterio con el Evangelio del próximo domingo: Jesús manifiesta quién es El por medio del primer signo que realiza en las bodas de Caná.

La fiesta del Bautismo de Jesús es claramente una fiesta de su manifestación como Salvador.

En la zona cercana al río Jordán había grupos religiosos que esperaban con exaltación la venida del Mesías. Practicaban ciertos baños rituales, como signo de purificación preparatoria.

También San Juan Bautista estaba predicando en aquella región la inminente llegada del Salvador, y practicaba esta clase de lavados acompañados por la confesión de los pecados.

Jesús, como uno más, se colocó en la fila de los penitentes y pidió ser lavado como si fuera un pecador más, como diciendo: “Yo soy uno de ustedes”, “yo cargo con todos los pecados de ustedes”. Jesús se colocó en la fila de los pecadores como todos los demás en el primer acto de su vida pública, porque desde el principio quiso ser solidario con todos los hombres.  También terminará su vida mortal colgado en una cruz como un delincuente más. Además dejó en claro que todo el pueblo debía convertirse.

Jesús, igual a nosotros en todo menos en el pecado, al colocarse en la fila de los penitentes como si fuera un pecador más, ¿qué nos quiere hacer entender?

El pueblo sospechaba que San Juan Bautista era el Mesías. El Bautista mismo aclara que Jesús está muy por encima de él: destaca el contraste entre los dos bautismos, llama a Jesús el “más poderoso”, y él mismo se siente indigno delante del Señor.

Hay una gran diferencia entre el bautismo de Juan y el Bautismo de Jesús. Juan bautiza con agua. Es una expresión de arrepentimiento y conversión, es una súplica a Dios a ser purificado de los pecados. En cambio, Jesús bautizará con el Espíritu Santo y fuego.

El Espíritu Santo es Vida. Es representado como una paloma, probablemente a causa del primer versículo de la Biblia, donde el Espíritu de Dios, según la tradición rabínica, planeaba sobre las aguas “como una paloma”. Este símbolo evocaría entonces la nueva creación inaugurada en el Bautismo de Jesús. Después del lavado de Juan, los hombres seguían siendo simplemente hombres, pero con el Bautismo cristiano comenzamos a tener la vida divina. Somos nuevas creaturas. Somos verdaderamente hijos de Dios y pertenecemos a su Familia, la Iglesia.

¿Qué quiere decir que en el Bautismo de Jesús apareció el Espíritu Santo “como una paloma”?

El Espíritu Santo nos purifica como el fuego purifica el oro en el crisol. Puede ser doloroso, pero es para que alcancemos la Salvación.

El Bautismo inaugurado por Jesús nos da en una medida inimaginable, lo que el bautismo de Juan podía solamente intentar a alcanzar.

¿Qué diferencia hay entre el bautismo de Juan y el Bautismo de Jesús?

Jesús es el Hijo de Dios por excelencia, en quien el Padre tiene puesta toda su predilección. Con Él se abrió de nuevo y definitivamente el cielo, que parecía desde hace mucho tiempo cerrado, ya que hacía siglos que no se veían  más profetas.

Este relato del Bautismo de Jesús, ¿cómo lo manifiesta como Salvador?

Jesús, por el Bautismo que nos une a Él, comparte con nosotros la Vida de Dios. Que ningún católico reniegue de Él haciéndose rebautizar, como acontece a veces por ignorancia. Porque es verdad bíblica: “Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Hay un solo Dios y Padre de todos”. Ef.4,5.6a. Y, por tanto, no hay un segundo bautismo. Sólo el primero limpia y nos manifiesta a Dios. Un segundo bautismo, si alguien lo procurase, renegando de la fe, ensuciaría y nos ocultaría a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s