No sólo mi estómago tiene hambre…

Juan 6,1-15.

Ciclo B, Domingo 17º durante el año

Estamos acostumbrados a hablar del «milagro de la multiplicación de los panes». Sin embargo, el Evangelio según San Juan nunca llama las obras extraordinarias de Jesús «milagros», sino las presenta como «signos». También la milagrosa alimentación de la multitud es un signo que quiere revelarnos el misterio de la persona de Jesús.

¿Por qué el Evangelio según San Juan presenta los milagros de Jesús como “signos”?

Jesús está en el centro de todo el relato. Él toma la iniciativa para satisfacer el hambre de la multitud. Él mismo se encarga de distribuir personalmente los panes y los pescados. El papel de los discípulos queda reducido al de “acomodadores”. Naturalmente deben recoger también los doce canastos “sobrantes”. Igualmente se destacan el conocimiento y el poder sobrehumanos de Jesús. Él aparece como el Señor. Toda la situación se halla bajo su control. Él sabe perfectamente lo que tiene que hacer.

¿Cómo presenta el texto bíblico a Jesús como “el Señor”?

Todos tienen hambre. Por supuesto, esta hambre no es solamente un sentimiento de estómago. Ella tiene muchos rostros: hambre de amar y ser amado, de ser reconocido, de ser escuchado y comprendido, hambre de tener un puesto de trabajo, hambre de éxito, hambre de paz y justicia, hambre de poder vivir en seguridad, con una sola palabra: hambre de una vida feliz. El alimento para el estómago es necesario para vivir, pero la vida es más que comida.

¿Qué clase de hambre tiene la gente?

¿Cómo se puede satisfacer el hambre de vida de tanta gente? Jesús quiere que el problema de la gente sea también problema para sus discípulos, y los pone a prueba.

Para Felipe lo importante es la cantidad de dinero que hace falta. Es como tantas personas que ante el problema que sufre el hermano solamente saben hacer cálculos, como si todo se pudiera arreglar con dinero, y sólo eso bastara. Y como hay tan poco, no se hace nada.

Andrés tiene otra respuesta: no se preocupa por el dinero para comprar, pero hace ver que lo poco que se tiene no alcanza para nada: “¿Qué es esto para tanta gente?”. Se siente desalentado al comparar la magnitud del problema y los pocos medios con que cuenta para resolverlo. Y también en este caso, como se cuenta con tan poco, no se hace finalmente nada.

¿Por qué Felipe y Andrés no emprenden nada para satisfacer el hambre de la gente?

Después de poner a prueba a sus discípulos y de obtener resultados tan pobres, Jesús manda que hagan sentar a toda la multitud cómodamente en el abundante pasto. Eran unos cinco mil hombres. El Señor quiere satisfacer el hambre de toda la humanidad.

“Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados”. Estas palabras aluden a la celebración de la Eucaristía, o sea la Santa Misa. El número siete, cinco panes y dos pescados, representa la plenitud de la Vida de Dios. La Gracia de Dios es inagotable. Sobró pan en abundancia. Después de 2000 años también nosotros podemos saciar nuestra hambre con él como la gente de entonces. Lo que Jesús da, supera todas las necesidades. Él mismo es el pan que sacia toda clase de hambre: “Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre.” Jn.6,35.

¿Cómo satisface Jesús el hambre de la gente?

La gente de entonces esperaba que Jesús iba a solucionar con arte de magia todos los problemas terrenales. Por eso lo querían hacer rey. Pero Jesús no aceptó. Al contrario, el multiplicar los panes todos los días fomentaría sólo la haraganería. Al mismo tiempo el hombre seguiría con las mismas injusticias, ambiciones y egoísmos. Para resolver el problema del hambre en el mundo, hacen falta muchos que se parezcan a ese pequeño niño que estaba dispuesto a compartir lo poco que tenía.

Una respuesta a “No sólo mi estómago tiene hambre…

  1. “También tengo hambre del Pan de Vida,y a la vez,quiero, ser como ese niño dispuesta a compartir lo poco que tenga.”Danos a todos Señor esa Gracia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s