¿Quién manda en el mundo?

Mateo 28, 16-20.

Ciclo B, Santísima Trinidad

1. Para recordar aspectos importantes del texto bíblico, ver: «Encuentros bíblicos, Ciclo A» – Ascensión del Señor.

2. Ya que el texto bíblico se repite, transcribimos esta vez como comentario los números 22 y 23 de: Juan Pablo II, Carta encíclica sobre la permanente validez del mandato misionero, «Redemptoris Missio»:

Todos los evangelistas, al narrar el encuentro del Resucitado con los Apóstoles, concluyen con el mandato misional: «Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Sepan que yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo» (Mt.28,18-20; cf. Mc.16,15-18; Lc.24,46-49; Jn.20,21-23).

¿Con qué mandato concluyen todos los evangelistas el relato del encuentro del Resucitado con los Apóstoles?

Este envío es envío en el Espíritu, como aparece claramente en el texto de San Juan: Cristo envía a los suyos al mundo, al igual que el Padre le ha enviado a él y por eso les da el Espíritu. A su vez, Lucas relaciona estrictamente el testimonio que los Apóstoles deberán dar de Cristo con la acción del Espíritu, que los hará capaces de llevar a cabo el mandato recibido.

¿Qué significa que este envío es “envío en el Espíritu”?

Las diversas formas del «mandato misionero» tienen puntos comunes y también acentuaciones características. Dos elementos, sin embargo, se hallan en todas las versiones. Ante todo, la dimensión universal de la tarea confiada a los Apóstoles: «a todas las gentes» (Mt.28,19); «por todo el mundo …, a toda la creación» (Mc.16,15); «a todas las naciones» (He.1,8). En segundo lugar, la certeza dada por el Señor de que en esa tarea ellos no estarán solos, sino que recibirán la fuerza y los medios para desarrollar su misión. En esto está la presencia y el poder del Espíritu, y la asistencia de Jesús: «Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía» (Mc.16,20).

¿Cuáles son los dos elementos del mandato misionero comunes en los 4 Evangelios?

En cuanto a las diferencias de acentuación en el mandato, Marcos presenta la misión como proclamación o Kerigma: «Anuncien la Buena Noticia» (Mc.16,15). Objetivo del evangelista es guiar a sus lectores a repetir la confesión de Pedro: «Tú eres el Cristo» (Mc.8,29) y proclamar, como el Centurión romano delante de Jesús muerto en la cruz: «Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios» (Mc.15,39). En Mateo el acento misional está puesto en la fundación de la Iglesia y en su enseñanza (cf. Mt.28,19-20; 16,18). En él, pues, este mandato pone de relieve que la proclamación del Evangelio debe ser completada por una específica catequesis de orden eclesial y sacramental. En Lucas, la misión se presenta como testimonio (cf. Lc.24,48; He.1,8), cuyo objetivo ante todo es la resurrección (cf. He.1,22). El misionero es invitado a creer en la fuerza transformadora del Evangelio y a anunciar lo que tan bien describe Lucas, a saber, la conversión al amor y a la misericordia de Dios, la experiencia de una liberación total hasta la raíz de todo mal, el pecado.

Juan es el único que habla explícitamente de «mandato» – palabra que equivale a «misión» – relacionando directamente la misión que Jesús confía a sus discípulos con la que él mismo ha recibido del Padre: «Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes» (Jn.20,21). Jesús dice, dirigiéndose al Padre: «Así como tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo» (Jn.17,18). Todo el sentido misionero del Evangelio de Juan está expresado en la «oración sacerdotal»: «Esta es la Vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a tu Enviado, Jesucristo» (Jn.17,3). Fin último de la misión es hacer partícipes de la comunión que existe entre el Padre y el Hijo: los discípulos deben vivir la unidad entre sí, permaneciendo en el Padre y en el Hijo, para que el mundo conozca y crea (cf. Jn.17,21-23). Es éste un significativo texto misionero que nos hace entender que se es misionero ante todo por lo que se es, en cuanto Iglesia que vive profundamente la unidad en el amor, antes de serlo por lo que se dice o se hace.

¿Qué ideas propias sobre el mandato misionero destaca cada uno de los 4 evangelistas?

Por tanto, los cuatro evangelios, en la unidad fundamental de la misma misión, testimonian un cierto pluralismo que refleja experiencias y situaciones diversas de las primeras comunidades cristianas; este pluralismo es también fruto del empuje dinámico del mismo Espíritu; invita a estar atentos a los diversos carismas misioneros y a las distintas condiciones ambientales y humanas. Sin embargo, todos los evangelistas subrayan que la misión de los discípulos es colaboración con la de Cristo: «Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo» (Mt.28,20). La misión, por consiguiente, no se basa en las capacidades humanas, sino en el poder del Resucitado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s