Este mundo tantas veces miserable y el Reino de Dios…

Marcos 1, 14-20.

Ciclo B, Domingo 3º durante el año

Un león, un zorro y un burro salieron juntos a cazar, y lograron atrapar a un ciervo. Entonces el león mandó a repartir la presa. El burro la dividió en tres partes iguales. El león se enfureció, y arrancó al burro el cuero de la cabeza. Después le mandó al zorro a repartir la presa. El zorro juntó las tres partes y se las dio al león. Éste le preguntó: “¿Quién te enseñó a saber repartir?”. El zorro señaló al burro sangriento y dijo: “Este doctor con el sombrero colorado”.

Al que no hace el juego a los poderosos de este mundo, fácilmente le sacan el cuero. El más fuerte pisa al más débil. Al sincero se le ríen en la cara.

La Biblia opone a la realidad miserable de este mundo, con todas sus injusticias y bajezas, la idea del Reino de Dios. Decepcionados de sus reyes, ya el pueblo de Israel tomó conciencia de que Dios era su único verdadero rey. Aspiraban al día en que el mismo Dios comenzara a reinar sobre su pueblo. Estaban convencidos de que al cumplirse la voluntad de Dios habría por fin justicia y la máxima felicidad para los justos.

Jesús viene a traer la Buena Noticia de que el Reino de Dios se ha acercado. Recién poco a poco se comprendió que el Reino de Dios que Jesús proclamó, no llegará recién al fin del mundo, sino que ya debe comenzar en esta vida. Se abre una nueva posibilidad de vivir. El Reino de Dios es Vida en abundancia.

¿Qué es el Reino de Dios?

Para ganarla hace falta “convertirse”, o sea, cambiar de vida. El Reino de Dios tendrá que comenzar por el interior del hombre, desde lo profundo del corazón. Dice el Papa Pablo VI, “que no hay humanidad nueva si no hay en primer lugar hombres nuevos, con la novedad del bautismo y de la vida según el Evangelio” (EN 18).

Jesús explicó con muchas comparaciones y ejemplos lo que significa el Reino de Dios: En él se renueva todo. Hay justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo. Se supera el poder de la muerte. El Reino está allí donde se cumple la Voluntad de Dios y se acepta su Amor. Es primero y ante todo para los que tienen alma de pobres. No será el resultado de una organización política, ni de la investigación científica. Tampoco la Iglesia es lo mismo que el Reino de Dios. La Iglesia, sí, es signo e instrumento de la Salvación. Muestra el camino de la Salvación, y la ofrece a todos los hombres. Pero el Reino de Dios es mucho más que la Iglesia.

Es como un tesoro escondido en el campo. Vale la pena vender todo lo demás para adquirirlo. Es precioso como la perla más fina. Comienza tan pequeño como un grano de mostaza. Pero crecerá más allá de lo que nos podemos imaginar. Es como la fiesta del casamiento de un rey, que nunca terminará…

¿Qué enseña Jesús acerca del Reino de Dios?

Muy pocos de nosotros estarán dispuestos a dejarlo todo para seguir el llamado de Jesús de ganar a los hombres para el Reino. Los primeros discípulos son el mejor ejemplo de la conversión que nos pide Jesús. Se trata del llamado a los cuatro primeros apóstoles que deben ayudar a instaurar el Reino de Dios. Jesús pide colaboración y espera corresponsabilidad.

La llamada de Jesús es irresistible. Los hace capaces de dejar lo que fue el contenido de su vida hasta ahora, y hasta de romper con los lazos familiares. Los llamados responden “inmediatamente”, abandonándolo todo. Unos dejan el trabajo, otros dejan a su padre y la barca, que es lo que poseían. La tarea de instaurar el Reino no admite postergaciones, ni hay otros valores que sean más importantes. Jesús ni espera hasta que terminen la tarea que en ese momento estaban haciendo. Ahora pescar a personas para el Reino es lo más importante. En comparación con esta misión el juntar peces es pérdida de tiempo. Aquel que llega a comprender lo que significa el Reino de Dios, no puede dejar para mañana el comprometerse con la Evangelización.

¿Cómo se construye el Reino de Dios?

Por supuesto, ser “pescador de hombres” no significa que esté permitido manipular o engañar a la gente, u obligar a alguien a la fe por la fuerza o amenazas. Significa, que como los pescadores en su trabajo, dediquemos mucho tiempo y esfuerzo para hacer descubrir a los demás la riqueza de la fe, respetando en todo su libertad, como Dios mismo la respeta.

Como los pescadores reúnen los peces en la red, así debemos ayudar a reunir a la gente en la Iglesia de Jesucristo, apoyados  únicamente en la fuerza de la Palabra de Dios.

Los llamados no están de ninguna manera preparados. Pero siendo humildes instrumentos del Señor, podrán cumplir con su misión.

¿Qué nos enseña la imagen de ser “pescadores de hombres”?

Jesús no busca a sus colaboradores en un ambiente particularmente religioso, sino allá donde ellos viven la vida de cada día.

El campo específico de la misión de los laicos es construir un mundo más acorde con el Evangelio. Es trabajar por una sociedad más fraterna y solidaria. Los laicos deben ser fermento en la masa de la sociedad, para hacer presente el Reino de justicia, de amor y de paz. Este llamado, por el Bautismo y la Confirmación, se dirige a todos los laicos, y aquí actúan bajo su propia responsabilidad, aunque en diálogo sincero con los pastores.

Algunos laicos son llamados o invitados a colaborar en las tareas pastorales, como en Catequesis y Liturgia. Aquí ellos actúan no por cuenta propia, sino por encargo de los pastores. Pero son colaboradores no sólo meritorios, sino indispensables.

¿Cuáles son los campos de misión de los laicos?

¿Cómo los laicos deben vivir la comunión con los pastores (párroco, obispo, Papa) en cada uno de los campos de su misión?

Jesús, al elegir sus primeros discípulos, llamó dos veces dos hermanos a seguirlo. Tal vez nos querrá enseñar que, comenzando en nuestra propia familia, debemos saber trabajar juntos por el Reino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s