Al principio el establo, al final la cruz…

Lucas 2, 15-20.

Ciclo B, Natividad del Señor

En la noche de Navidad del año 1223, tres años antes de morir, San Francisco de Asís sale al bosque. Le sigue muchísima gente. Entre los árboles se prepara un establo, el pesebre, y sobre la paja el niño, al lado María y José, un buey y un burro. En la Santa Misa Francisco proclama el Evangelio e interpreta el misterio de Navidad delante del pesebre. Así comenzó nuestra costumbre del pesebre viviente.

Esa primera representación del nacimiento del Salvador conmovió tanto a la gente que un historiador escribió: “Toda la región cambió en poco tiempo. Se quitó la vieja fealdad, y empezó a mostrar por todas partes un rostro alegre”.

También hoy, el pesebre nos quiere llenar con la alegría del nacimiento de Jesús, haciéndonos ver el infinito amor de Dios.

En el Evangelio, los primeros que reciben la buena noticia del nacimiento del Salvador, son unos pastores.

Los pastores pertenecían en aquella época a la gente más despreciada, junto con los publicanos y demás pecadores. Vivían alejados de las ciudades. Como analfabetos no entendían las leyes, y por eso tampoco cumplían con las prescripciones de la religión. Por el otro lado, no podemos olvidar que se van a Belén, ciudad en la que nació el rey David. Según el profeta Miqueas tenía que salir de Belén, “la casa del pan”, el nuevo David, que “será grande hasta los confines de la tierra” y “él mismo será la paz!”. Miqueas 5,1ss. Por eso Lucas califica a Belén como “ciudad de David”, Lc.2,3. título con el que generalmente se designaba a Jerusalén, la capital.

¿Qué nos enseña la Biblia sobre Jesús al afirmar que nació en Belén?

David fue pastor, y fue llamado por Dios de entre el rebaño. También Abraham y los patriarcas fueron pastores, escucharon la llamada de Dios y recibieron su visita. Así los pastores no son simplemente los pobres y alejados, sino también aquellos que están dispuestos a escuchar la voz de Dios y a fundar su nuevo Pueblo entre los hombres.

Los pastores son representantes de los pobres y sencillos. Éstos serán también los primeros en recibir la palabra de Jesús (Lc.4,18).

¿A quiénes representan los pastores?

Cuando los antiguos profetas decían cosas difíciles de creer, ofrecían algún signo extraordinario para convencer a sus oyentes de que lo que decían venía de Dios. Si se trataba de nada menos que del nacimiento del Salvador del mundo, se espera como señal un milagro fuera de lo común. En lugar de eso se muestra un signo común y corriente: un niño recién nacido envuelto en pañales.

Lo verdaderamente sorprendente es que este signo tan humilde les convenza a los pastores. Porque, ¿qué se ve? Por un lado a un niño, envuelto en pañales, indefenso, sencillamente un hombre. O vemos, si se quiere, a un pretendido profeta que muere ajusticiado. Al principio el establo, al final la cruz. Tal ha sido el signo, el de Belén y el del Calvario.

Ante este signo tan humano y humilde, los pastores dan una respuesta de fe. Creen que ha nacido el Salvador, y alaban a Dios por todo ello. En ellos, que eran quizás los más pequeños de la tierra, ha comenzado a brillar la nueva luz de la Verdad de Dios para los hombres. Cuando otros no pueden ver otra cosa que un niño pobre más, ellos descubren en él el Salvador del mundo.

¿Cuál fue el signo de que nació el Salvador?

¿Qué nos enseña este signo?

En el Evangelio nada se dice de la fecha del cumpleaños de Jesús. Con ella pasó algo parecido a tantas otras fechas de conmemoraciones. Cuando, por ejemplo, se ignora la fecha de la fundación de una ciudad, por eso no se deja de festejarla. Se busca una fecha simbólica.

A los cristianos se les ofreció el 25 de diciembre como fecha simbólica para festejar el nacimiento de Jesús. En el año 274 el emperador Aurelio había fijado para este día, que es el del solsticio de invierno, es decir el momento en que la fuerza del sol que decrece hasta ese momento, comienza a crecer de nuevo, la fiesta del nacimiento del dios pagano del “sol invicto”, del sol renaciente e invencible. A más tardar, en el año 336, al final del reino de Constantino, los cristianos acostumbraban celebrar el “dies natalis” (de donde viene nuestra “navidad”), o sea: el día del nacimiento del verdadero “sol naciente”: Jesús que viene a iluminar a todo hombre. Él es verdaderamente la Luz del mundo y el “sol de la justicia” invencible.

¿En qué fecha nació Jesús?

¿Qué quisieron destacar los cristianos al elegir el 25 de diciembre como fecha simbólica para el día del nacimiento de Jesús?

Los pastores fueron los primeros misioneros del Evangelio: “contaron lo que habían oído decir sobre este niño”. La Buena Noticia no es para que quede guardada, por el contrario, debe ser anunciada a todos.

Ante el relato de los pastores, de estos sencillos evangelizadores, aparecen dos posibles respuestas. Están por un lado los curiosos que no hacen otra cosa que admirarse por lo extraño del suceso. Está, por el otro lado, la figura de María, que permanece en silencio. Es la imagen de la fe y de la contemplación. Como había escuchado las palabras del Ángel Gabriel que le anunciaba la encarnación del Hijo de Dios, ahora escucha las palabras de los pastores. No comprende todo todavía. Pero con fe lo guarda en su corazón, para meditarlo durante toda su vida.

Una respuesta a “Al principio el establo, al final la cruz…

  1. natalia arrua

    Sin duda para nosotros los Cristianos esta fecha es sumamente importante. Para nosotros la llegada de Jesús, representa una alegría inmensa.. sentir que él estuvo y está entre nosotros nos da confianza para día a día transitar nuestras realidades.. Qué bueno sería que todos contemos con la Gran fe de Nuestra Madre María; ella, sin terminar de entender del todo lo que le estaba sucediendo “NO DUDA”. Igual quisiera yo poder no hacerme tantas preguntas aveces, sino simplemente aceptar lo que tenga que ser. María es nuestro Gran ejemplo de Mujer y siempre la vamos a tener en nuestro corazón, porque ella fue capaz de traernos a este mundo a nuestro Gran Salvador a quien adoramos infinitamente.
    Gracias Padre por todo, lo sentimos cerca a través de sus reflexiones; el hecho de contarlo como un cuentito nos hace entender mucho más!! Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s