El hombre no vive solamente del último chiche del mercado…

Mateo 4,1-11.

Domingo 1º de Cuaresma.

Ciclo A.

Comenzamos la Cuaresma. Son cuarenta días que recuerdan los que Jesús pasó en el desierto. Éstos a su vez traen a la memoria a Moisés, quien estuvo “cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber” Éx.34,28. en la montaña del Sinaí para escribir sobre las tablas de piedra los Diez Mandamientos. Jesús, después de su estadía en el desierto, graba en los corazones en el Sermón de la Montaña la Ley Nueva del Amor. También recuerdan al gran profeta Elías quien, fortalecido con el alimento que un Ángel del Señor le sirvió, “caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta la montaña de Dios”. 1Rey.19,8. Igualmente a Jesús le sirven unos ángeles fortaleciéndolo para recorrer el camino hasta el Calvario. El tiempo de Jesús en el desierto también resumen los cuarenta años que duró el camino del pueblo de Israel por el desierto. Allí Israel fue puesto a prueba. Sintió hambre. Experimentó la asistencia de Dios.

Pero hay un gran contraste entre el fracaso de Israel en su camino por el desierto, y la victoria de Jesús. El pueblo de la Antigua Alianza desobedece constantemente a los mandamientos de Dios. Es un pueblo rebelde. Jesús se mantiene en todo momento totalmente obediente a la Voluntad de Dios Padre.

¿Con qué referencias bíblicas se relaciona la mención de “cuarenta días”?

Durante toda su vida Jesús tuvo que luchar contra todos aquellos que pretendían apartarlo del camino señalado por el Padre. Hasta Pedro tuvo que escuchar el duro reproche de Jesús: “¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Tú eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres”. Mt. 16,23. Las tres tentaciones son en realidad una sola: vivir una vida cómoda huyendo el camino de la cruz. Aliado con el diablo también Jesús las habría podido pasar bien! En el bautismo la voz del cielo había declarado solemnemente que Jesús es el Hijo de Dios Padre, y que lo es como Servidor sufriente. A lo largo de toda su vida acompañaba a Jesús la tentación de abandonar el camino de la cruz y tomar el camino fácil del poder y del honor.

¿En qué consistía la gran tentación de Jesús?

Las tentaciones de Jesús son las mismas que tuvo el pueblo de Dios de la Antigua Alianza, pero son también las de los cristianos de todos los tiempos. También nosotros hoy nos sentimos tentados a tomar caminos que no son los de Dios.

La primera tentación del pueblo de Dios en el desierto fue el hambre. Cuando comenzaron a ser libres no tuvieron la abundancia de comida que tenían cuando eran esclavos. Empezaron a anhelar las ollas de carne del tiempo de su esclavitud en Egipto. Se rebelaron contra Moisés y contra Dios. Quisieron volver a ser esclavos, con tal de poder comer en abundancia. Jesús se niega a demostrar que Él es “el Hijo de Dios”, convirtiendo las piedras que nos dificultan el camino, en vida fácil y cómoda. Recuerda que “el hombre no vive solamente de pan”. Después de multiplicar Jesús los panes para satisfacer el hambre del pueblo, la multitud se entusiasmó y lo quisieron coronar rey. Pero Él se retiró. (Juan 6). Enseña Jesús: para vivir de verdad hay que vivir “de toda palabra que sale de la boca de Dios”. (ver Dt.8,3). La Palabra de Dios nos libera. Pero no podemos ser libres sin renunciar a todo lo que nos esclaviza.

¿Qué nos enseña Jesús al negarse a convertir las piedras en panes?

La segunda tentación del pueblo en el desierto fue la de los milagros. El pueblo quería ver para creer. Cuando tuvieron sed les exigieron a Moisés y a Dios un milagro. Por eso Moisés reprende al pueblo y le dice: “¿Por qué provocan (tientan) al Señor?” Éx.17,2.. Alguna vez, también Jesús fustigó a sus seguidores ansiosos de milagros. “Maestro, queremos que nos hagas ver un signo”, le dijeron algunos escribas y fariseos. Y él les respondió: “Esta generación malvada y adúltera reclama un signo, pero no se le dará otro que el del profeta Jonás.” Mt. 12,38. Jesús es quien “salva a su pueblo de sus pecados”, y es muchísimo más que un manosanta, que ulula su nombre en algún estadio, y pretende realizar numerosas curaciones, y a continuación recoger abundantes contribuciones en dinero. ¿Nos olvidamos que Jesús nos previno contra los milagreros?: “Aparecerán falsos mesías y falsos profetas que harán milagros y prodigios asombrosos, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos. Por eso los prevengo.” Mt.24,24. Con esto no se niega que Dios obra maravillas cuando Él quiere. Lo hizo por medio de Jesús. También por medio de sus apóstoles y servidores en todas las edades. Lo continúa haciendo hoy. Pero que nadie se ufane de hacer milagros, porque ello no es garantía de heredar el Reino:

Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?’. Entonces yo les manifestaré: ‘Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal.’” Mt.7,22s.

Jesús, para demostrar que Él es “el Hijo de Dios”, se niega a cautivar a la gente con milagros espectaculares. ¿Qué significa: “No provoquen al Señor, su Dios, como lo hicieron en Masá.” Dt.6,16.?
(ver Éx.17,1-7).

La tercera tentación en la que Israel también cayó fue: postrarse ante los falsos dioses con la esperanza de llegar a tener el mismo poder y la misma riqueza que los paganos. Se fabricaron “un dios de oro”. Éx.32,31. Adoraron a los dioses paganos cananeos. De ellos se contaba que les encantaba pelearse brutalmente unos con otros, y que se entregaban al desenfreno sexual. “Incluso se llegó a tener en el país hombres dedicados a la prostitución sagrada.” 1Rey.14,24. Dinero, aplausos, poder, placer y gloria de este mundo se pueden conseguir con relativa facilidad si uno se olvida de Dios y se compromete con el mal. Pero nos recuerda Jesús: “Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto.”

¿Cómo y cuándo se muestra la tentación de rendir culto a falsos dioses?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s