Como los pajaritos y los lirios del campo… (¿?)

Mateo 6,24-34.

Domingo 8º durante el año.

Ciclo A.

“Viste, el mismo Jesús dice que hay que vivir como los pajaritos y florecillas, sin preocuparse por nada, sin fatigarse, sin trabajar.”

A primera vista, parece que las palabras de Jesús les dan razón a los que viven al día, sin pensar en el futuro. Pero la verdad es, que este Evangelio no es buena noticia para los perezosos. De ninguna manera Jesús promueve la haraganería. 

Jesús afirma que nadie puede servir al Dios verdadero y, simultáneamente, al ídolo del dinero.

Dios exige un amor exclusivo: “Yo soy el Señor, tu Dios… No tendrás otros dioses delante de mí.” Éx.20,2s. Y Jesús exige para sí lo mismo: “El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí.” Mt.10,37.

Servir a Dios reclama una entrega total a su Voluntad divina. Y como Dios y el ídolo del dinero tienen intereses diametralmente opuestos, es imposible conformarlos a los dos. Si queremos servirle de veras a Dios, no podemos servirle al dinero, pero sí, podemos servirnos del dinero para servir a Dios y al prójimo.

¿Por qué es imposible servir a Dios y al dinero?

Jesús enseña que “el que trabaja merece su sustento.” Mt.10,10. Él mismo tenía una bolsa, donde la gente echaba sus contribuciones (ver Jn.12,6; Lc.8,3). También solía mandar darles una limosna a los pobres (ver Jn.13,29). Y hasta pagó el impuesto al Templo (Mt.17,24-27).

¿Qué enseña Jesús referente al dinero?

Podemos usar el dinero para hacer el bien. Jesús aconseja incluso, ganarse amigos con el “mamón”, las riquezas mal adquiridas (ver Lc.16,9).

Podemos poseer dinero, pero no debemos dejarnos poseer por él. La “seducción de las riquezas” Mt.13,22. nos amenaza llevarnos a ser esclavos del dinero. Apegarnos excesivamente a las riquezas materiales nos impide amar y obedecer incondicionalmente a Dios. Jesús nos advierte que no nos dejemos esclavizar por las cosas, sino que vivamos en la santa libertad de ser hijos de Dios Padre.

¿Para qué debe servir el dinero?

Nadie podrá asegurar su vida por medio de cosas. Dice Jesús: “Cuídense de toda avaricia, porque aun en medio de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas”. Lc.12,15. Y también: “¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?” Mt.16,26. La vida será siempre un regalo gratuito de Dios Creador y Padre. Si el Padre celestial cuida a los animalitos y plantas, con más razón atiende a sus hijos.

Pero Dios nos ha creado como cocreadores, según su imagen y semejanza. Confiar en la Providencia divina no significa quedarse con los brazos cruzados esperando que caiga el pan del cielo. La gente, después de observar cómo Jesús había multiplicado el pan, “querían apoderarse de él para hacerlo rey”, Jn.6,15. pero Jesús rechazó la pretensión de ellos de comer sin trabajar, retirándose.

Jesús no nos enseña que vivamos de la misma manera que los pajaritos y las flores. Él sabe muy bien que hay que trabajar, calcular y prever. Él mismo trabajó como carpintero (ver Mc.6,3). Con la parábola de los talentos (Mt.25,14-30.) enseña, que será echado “afuera, a las tinieblas” aquel ínútil que no trabajó con las capacidades que recibió. Las cinco jóvenes necias quedan excluidas de la felicidad eterna, por su falta de previsión (Mt.25,1-13.). Por el otro lado, “el servidor fiel y previsor” es elogiado porque cumple con responsabilidad con el trabajo encargado (Mt.24,45-51.). Y también hay que saber calcular: “¿Quién de ustedes, si quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con qué terminar? No sea que una vez puestos los cimientos, no pueda acabar y todos los que lo vean se rían de él, diciendo: ‘Éste comenzó a edificar y no pudo terminar’.” Lc.14,28-30.

¿Jesús nos enseña que vivamos sin trabajar y sin planificar el mañana?

Con el ejemplo de los pájaros del cielo y los lirios del campo, Jesús nos enseña confiar plenamente en la Providencia de Dios Padre.

Que seamos responsables en nuestro trabajo, pero no excesiva y nerviosamente preocupados, sino libres de toda ansiedad. Que no pensemos equivocadamente que acumular cosas por acumular pueda hacernos felices. El obsesionarse con las riquezas materiales tampoco prolonga la vida. Al contrario, los médicos advierten que el estrés acorta la vida. De esa manera, inquietándonos por querer tener cada vez más cosas, al final, sólo nos podremos encontrar con nuestro vacío interior. Para que vivamos con alegría y sin angustia, entregados confiadamente al Padre celestial, para que no seamos “hombres de poca fe”, Jesús nos invita a contemplar los pájaros del cielo y los lirios del campo. Podemos sentirnos seguros de que nada ni nadie “podrá separarnos jamás del amor de Dios”. Rom.8,38s. Aunque alguna madre fuese capaz de olvidarse del hijo de sus entrañas, Dios Padre nunca se olvidará de nosotros. (ver Is.49,14s.)

¿Qué nos enseña Jesús con el ejemplo de los pájaros del cielo y los lirios del campo?

Hay que buscar primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se nos dará por añadidura. Ajustando nuestra voluntad a la Voluntad de Dios, dejando que Dios reine en nuestras vidas, encontraremos la Vida en plenitud. Permaneciendo en el Amor de Cristo, cumpliendo fielmente los mandamientos divinos, podemos esperar que nuestro “gozo sea perfecto”. Jn.15,11. Dios es fiel, y su justicia incluye que Él cumple con todas las promesas que nos ha hecho.

2 Respuestas a “Como los pajaritos y los lirios del campo… (¿?)

  1. Jesús Antonio

    Yo encontré este mensaje buscando en google . Buscaba algo relacionado con los “lirios del campo” porque cada mañana se escuchan por mi ventana los pájaros. Es una bendición. Es un recordatorio, precisamente, de la enseñanza de Jesús. Y afortunadamente hallé esta reflexión que ha afirmado esa enseñanza. Muchas gracias señor Weichs, por publicarlo.

  2. laura c. mathieu

    Gracias Padre Martín por sus escritos, siempre lo que leí y/o leo de lo que escribe ,me llega ,se comprende, hace reflexionar. Nuevamente gracias!, Dios Padre y la Madre Santísima lo bendigan y guarden del mal.
    l.c.m.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s