¿Peco cuando pago mis impuestos?

Mateo 22, 15-21.

Ciclo A, Domingo 29º durante el año

A nadie le gusta mucho tener que pagar impuestos. Y mucho menos le gustaba al pueblo judío tener que pagarlos a los romanos, como se les exigía desde el año 6 después de Cristo. No solamente soportaban de mala gana a los invasores romanos, sino que también debían aportar para mantener a esos intrusos. A esta humillación de carácter político se sumaba un problema religioso: fue una vergüenza que el pueblo elegido de Dios tenga que pagar impuestos a los paganos impuros, y más aun: el emperador romano se hacía tratar como un dios. De hecho usaba títulos divinos y exigía actos de culto. Para los judíos religiosos esto traía graves conflictos. Muchos pensaban que por fidelidad al Único y Verdadero Dios no se debía aceptar la autoridad del emperador ni se le debían pagar los impuestos. En la práctica, los partidarios de Herodes estaban a favor de entregar el tributo al César. Los grupos revolucionarios estaban radicalmente en contra. Lo consideraban como una gran ofensa a Dios, único soberano del pueblo de Israel. Los fariseos adoptaban una postura intermedia: entregaban los impuestos a regañadientes.

¿Por qué a los judíos no les gustó para nada pagar los impuestos al César?

Los enviados de los fariseos no le preguntaban a Jesús si es lícito no pagar, sino si es lícito pagar, es decir, si al pagar los impuestos no se está pecando.

Vinieron con mala intención. Quisieron tender a Jesús una trampa. Si Jesús respondía que había que pagar, ellos podían acusarlo diciendo que Él aceptaba al César como dios, y que además era un mal ciudadano, ya que reconocía como legítimo el gobierno invasor. Pero si Jesús decía que no había que pagar, entonces podían acusarlo como subversivo ante las autoridades romanas, como de hecho lo hicieron ante Pilato (Lc.23,2). La trampa fue realmente diabólica: según la respuesta, o Jesús perdía la adhesión del pueblo, o firmaba simplemente su sentencia de muerte. Para tener testigos y acusadores influyentes ante los romanos, los fariseos se hacían acompañar de algunos partidarios de Herodes, que eran una facción claramente pro-romana.

¿En qué consistía la trampa que los fariseos le tendieron a Jesús?

Pero Jesús los decepciona en sus malas intenciones. No contesta ni con que “sí” ni con que “no”, sino con la exhortación: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”. Jesús no se indentificó con ninguna de las posturas frente a la cuestión de los impuestos. La sitúa a un nivel mucho más profundo. Una vez más se muestra aquí, como tantas veces en el Evangelio, que aquel que pone una pregunta a Jesús, corre el riesgo de tener que escuchar mucho más de lo que quería oír.

¿Cómo escapó Jesús de la trampa tendida por los fariseos?

La respuesta de Jesús contiene sólo aparentemente dos mandamientos: de dar al César lo que es del César, y de dar a Dios lo que es de Dios. Todo el peso recae sobre la exhortación de dar a Dios lo que es de Dios. Lo que realmente importa no es el César ni los impuestos, sino la Voluntad de Dios. Lo importante es que el hombre reconozca a Dios como único Señor. El César no posee nada que no proceda de Dios. Y si tiene alguna autoridad, es porque la ha recibido “de lo alto.” Jn.19,11. Al emperador le pertenecen las monedas del impuesto, pero no la sumisión como señor absoluto.

La moneda que lleva la imagen del César, le pertenece a él, pero el hombre entero pertenece a Dios. El hombre lleva impresa la imagen de Dios, y se debe a su Creador.

Los fariseos y herodianos le preguntan a Jesús por el tributo al emperador. Y Jesús les recuerda el tributo que deben a Dios: una vida santa. La verdadera cuestión era que los que vinieron a preguntar querían escaparse de las exigencias de Dios que Jesús les predicaba. El Señor los llama “hipócritas”, porque quieren salir de ellas trasladando el problema al terreno político. Porque no quieren escuchar la predicación de Jesús, lo tratan de eliminar acusándolo de enemistad con el poderoso de este mundo.

¿En qué consiste fundamentalmente la respuesta de Jesús?

¿Por qué llama Jesús a los fariseos “hipócritas”?

A veces algunos pretenden explicar la frase de Jesús como si la política y la religión fuesen dos campos distintos que no tienen nada que ver entre sí. Como cuando se dice: “la religión es la religión, los negocios son los negocios”. Dicen que el gobierno civil se debe ocupar de las cosas de este mundo, y en esto es totalmente independiente, y el Papa, los Obispos y sacerdotes no tienen por qué meterse en la política.

Dicen que ellos deben preocuparse solamente de las cosas de la religión.

Jesús ni separa con un abismo ambos campos, ni los mezcla. Los distingue con claridad, y luego subordina la política a la religión. Con ello no se dice que Jesús subordine el hombre político al clero; lo cual sería una lamentable confusión. Sino que enseña que toda decisión política tomada por un hombre cristiano, sea éste ciudadano o gobernante, debe ser previamente iluminada por la fe cristiana y realizada en consonancia. La política, que debe ser la búsqueda del bien común, también es algo que pertenece a Dios, porque Dios no se desentiende del bien de sus hijos.

Es verdad que ninguno de los órdenes civil y religioso se ha de entrometer en lo que es tarea específica del otro. Pero ambos deben colaborar en la promoción del bien integral del hombre. Por eso, por un lado la Iglesia no se confunde en modo alguno con el quehacer político. Pero por el otro lado vale lo que afirma el Concilio Vaticano II en fidelidad a Cristo: pertenece a la misión de la Iglesia, “emitir un juicio moral incluso sobre cosas que afectan al orden político cuando lo exijan los derechos fundamentales de la persona o la salvación de las almas, aplicando todos y sólo aquellos medios que sean conformes al Evangelio” (GS 76).

Toda autoridad proviene, en última instancia, de Dios. Y a Él todos se le deben subordinar.

Si alguna vez la autoridad civil exigiese algo opuesto a los Mandamientos de Dios, no queda otra opción que “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.” He.5,29.


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s